Pagando por la universidad: tips para estudiantes

Publicado el 21 de julio de 2015 en Préstamos estudiantiles por

Tips para estudiantesEn nuestro blog pasado le hablamos a los padres y futuros padres sobre cómo comenzar a ahorrar para la educación de sus hijos. Sin embargo, no siempre es posible comenzar desde temprano. Si eres padre y tus hijos ya están por comenzar la universidad o eres un estudiante de “high school” también te tenemos tips de cómo pagar por una carrera universitaria sin incurrir deudas de más.

Aquí te van:

Compara las ofertas financieras de cada escuela.

A parte de escoger la escuela basada en los méritos académicos, la geografía, el tamaño de las clases, el programa atlético, etc., debes prestar mucha atención a la ayuda financiera que te ofrecen. Compara los paquetes y ofertas de ayuda financiera y decide irte para donde te den más dinero gratis. También ten en consideración qué localidad te ofrece gastos de vida generales más baratos. Y vale la pena recordar que si vas a la universidad fuera de tu estado, los gastos de matrícula casi se pueden duplicar y hasta más. Por último, antes de aceptar cualquier oferta, revisa y asegúrate de entender todas las condiciones y restricciones de la ayuda financiero que te ofrecen.

Busca opciones adicionales de financiamiento.

Busca becas y oportunidades de subvención que se basen en tu mérito académico, etnia y hasta necesidad económica. Aplica a cuantas becas puedas sin importar lo pequeña que sean ya que estas se pueden ir acumulando y ayudar a pagar por los libros y otros útiles escolares que son costosas pero necesarios para la universidad. Las universidades y sitios como Scholarships.com te ayudan a encontrar estos recursos.

También debes rellenar una aplicación Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes (FAFSA, por sus siglas en inglés) para que el sistema te ayude a determinar si eres elegible para subvenciones y préstamos federales. Además de esto, la FAFSA te conecta con recursos estatales, gubernamentales y privados. A través de ellos puedes encontrar fuentes adicionales para solicitar becas .

Beneficios nuevos para los dependientes de los veteranos.

A partir del 1ro de julio entró en vigor The Veterans Access, Choice, and Accountability Act of 2014, una ley federal que have a los veteranos, sus cónyuges y dependientes elegibles para recibir los costos de las matriculas a las escuelas estatales como si fueran residentes del estado, aun si no lo son. Como el beneficio máximo actual es de $20,000 al año, esta nueva ley ayudaría a muchos de nuestros uniformados veteranos y a sus familias a estudiar en algunas escuelas (fuera de su estado de residencia) sin tener que buscar préstamos suplementarios.

Determina qué tipo de préstamo necesitas.

Tienes opción de pedir préstamos federales o privados. Los préstamos federales por lo general ofrecen mejores intereses y opciones de repago más flexibles que los préstamos privados. Para obtener préstamos federales debes rellenar la planilla de la FAFSA. Hay préstamos para pregrados, para graduados y para padres.
Pero si llegas a necesitar un préstamo privado, te recomendamos que compares varias ofertas y específicamente lo siguiente:
• Las tasas de intereses
• Los recargos y condiciones del préstamo
• Las opciones y flexibilidades de repago del préstamo

Si no sabes con qué institución financiera trabajar, el consejero de ayuda financiera de la universidad de tu elección te puede ayudar. Por lo general, ellos te pueden recomendar prestamistas, pero no tienes que trabajar con ellos si no te gusta lo que te ofrecen. Otra cosa que debes tener en cuenta es que para obtener las mejores tasas de intereses y condiciones en un préstamo hay que tener buen crédito. Muchas veces los padres tienen que figurar como cofirmantes, lo que quiere decir que el préstamo estudiantil figurará en el reporte de crédito del padre y que los padres son legalmente responsables por repagar esta deuda.

Sé responsable con los préstamos que pidas.

Saca la cuenta de cuánto necesitarías para cubrir tu matricula y los gastos de vida y pide prestado basado en esto. Toma en cuenta si recibes alguna beca, la ayuda de la familia o los ingresos que tengas de cualquier trabajo. Es importante que tengas una cifra en mente a la hora de pedir prestado para que no pidas de más. Acuérdate que el dinero que pidas hoy, lo tiene que repagar con intereses mañana. Resiste la tentación y solo pide lo que necitas.

Si rellenas tu aplicación de FAFSA, puede recibir un hoja de comparación de gastos o “shopping sheet” donde las escuelas participantes te dan una lista de los gastos de asistir a la escuela anualmente. La lista incluye la matricula, recargos y otros gastos. De esta manera puedes tener una buena idea de cuánto necesitarás.

Asegúrate de entender todas las condiciones de lo que firmas.

Sin importar el tipo de préstamo que sea (privado o federal), asegúrate de que entiendes todas las condiciones y detalles. A continuación te damos una breve lista de las preguntas que deberías hacerle a tus prestamistas según lo indica un artículo de Big Future by the College Board:

  • ¿Cuánto va a costar el préstamo en total?
  • ¿Cuál va a ser mi pago mensual?
  • ¿Qué tipo de interés me están dando, fijo o variable?
  • ¿Puedo obtener un interés más bajo?
  • ¿Que recargos tengo que pagar por el préstamo?

Nunca te quedes con la duda, siempre pregunta y sigue las instrucciones para navegar el proceso al pie de la letra.

Busca la oportunidad de buscar cursos “gratis” en la universidad comunitaria o college.

Muchas veces hay cursos y programas en las preparatorias que dejan a los estudiantes acumular varios créditos universitarios que pueden transferir a la universidad. Es muy buena idea buscar estos cursos para así ahorrar dinero y tiempo tomando ciertas materias. Otra opción es comenzar en el college, pasar dos años y transferirse a una universidad para terminar los últimos años de la carrera. También hay universidades que se denominan como “colleges”, pero ofrecen carreras de 4 años. Estas carreras no serían gratis, pero sin dudas serán más baratas que cualquier universidad.

Busca educación alterna.

Vale la pena mirar las clases que ofrecen ciertas universidades en línea. Pues te ofrecen educación de alta calidad por una fracción del costo de una universidad. Pero hay que tener cuidado con muchas de estas escuelas ya que solo están interesadas en vender sus programas y cobrar. Te advertimos para que estés atento a la hora de planear tus finanzas y obtener préstamos con ellos. Recuerda, que cualquier tipo de préstamo que pidas, lo tienes que repagar aun si no terminas tu carrera.

Considera trabajar y estudiar.

Mantener un trabajo a tiempo completo cursando tu carrera universitaria no es imposible, pero si más difícil. Por eso, te recomendamos que explores todas tus opciones. Un trabajo ideal sería aquél que te permita un horario flexible para acomodar tus clases y que te permita hacer tareas en tu centro laboral. Tal vez puedas tomar menos clases por semestre y enfocarte en los cursos en línea, que cada día son más populares. Otra idea sería un trabajo a medio tiempo o el programa de estudio y trabajo (work study).

Otra ventaja de trabajar durante la escuela es que puedes tener fondos para comenzar a pagar, por lo menos, los intereses de tus préstamos. Aun si tus préstamos están diferidos porque estás estudiando, los intereses se siguen acumulando.

Desarrolla tu presupuesto.

Si sabes que vas a dar este gran paso, toma las medidas necesarias para que cortes gastos. Utiliza una calculadora de presupuestos para que tengas una buena idea de cuáles son tus gastos actuales. También, si tus hijos viven contigo y no tienen ningún gasto, vale la pena que desde ahora sepan y anticipen los gastos que van a incurrir cuando se vayan a estudiar.

De cualquier manera que se mire, ir a la universidad es un gran gasto. Si no hay un plan de ahorros establecido, ustedes como familia tienen opciones para ayudar a sus hijos a que sean universitarios. La clave es conocer las opciones de financiamiento, pedir sólo lo necesario y mantener un presupuesto mensual estricto. Si necesita ayuda para manejar tu presupuesto, no dudes en llamar a un asesor de crédito certificado de Clearpoint. Ofrecemos asesoría gratuita sobre presupuesto y créditos y sobre préstamos estudiantiles por un costo moderado. Llámanos al 866-559-8197 o visita una de nuestras sucursales.

Parte de la información de este blog es cortesía de 10 timely tips to pay for college in 2015 de Michele Lerner y 8 Tips for Taking Out Student Loans.

Anay Villar es la bloguera hispana de Clearpoint y traductora oficial. Anay comenzó en Clearpoint como asesora de crédito certificada y ahora es experta en temas de crédito y educación financiera para la comunidad latina. Orgullosamente cubana, vive en Miami y en su tiempo libre disfruta de su familia, de salir a correr, leer y bailar.

No hay comentarios sobre “Pagando por la universidad: tips para estudiantes”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

Asesoría sobre préstamos estudiantiles

Un asesor financiero de nuestra agencia sin fines de lucro lo llamará en las próximas 48 horas para revisar sus préstamos y darle
sugerencias personalizadas.

¡Regístrate ya!